Estudiantes del CCH crean popote biodegradable con coco y maíz

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Preocupados por las toneladas de residuos plásticos que tardan más de cien años en degradase en el ambiente, estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) crearon un popote de polímero biodegradable hecho con almidón de maíz y modificado con fibra de coco, cuyo tiempo en deshacerse en la tierra es de un mes.

Los creadores de este producto son tres alumnos de sexto semestre de la unidad Azcapotzalco: Aarón Álvarez, Alejandra Ángeles y Roberto Morán Jesús, quienes presentaron su proyecto en la Feria de las Ciencias, la Tecnología y la Innovación, con el que ganaron el primer lugar.

En entrevista con La Razón, los emprendedores aseguraron que el plan surgió como una solución al problema que enfrenta el planeta con la contaminación.

De acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), al día se producen 117 mil toneladas de basura, de las que 12 por ciento es plástico que tarda hasta 100 años en degradarse, mientras que el tiempo de uso es de sólo unos minutos.

“Los popotes son de los principales artículos de plástico que ocasionan el cúmulo de residuos, generando condiciones insalubres y alteraciones ecológicas, ya que su tiempo de vida útil es corto y se desechan rápidamente”, señaló Aarón.

Por ello, los jóvenes, asesorados por el maestro José Francisco Velasco, se dieron a la tarea de crear un polímero biodegradable impermeable, maleable y resistente para mejorar su producción y comercialización, mismo que lograron con la mezcla de almidón de maíz, cáscara de mango, alcohol polivinílico y fibra de coco.

Los estudiantes narraron que la elaboración del primer lote de prueba tardó cuatro días, en lo que la mezcla estuvo lista para ser moldeada, y después los popotes se dispusieron en un suelo de tipo agrícola para su degradación, en condiciones controladas de oxígeno. Al pasar un mes, éstos se degradaron por completo.

Acerca de su precio de elaboración, los jóvenes aclararon que el lote de 28 unidades tuvo un costo de 12 pesos: “cada uno, a pesar que fue hecho con materiales al menudeo, tiene un costo de 0.42 centavos ya que gran parte de los materiales son residuos, como las cáscaras de mango y de coco”, precisó Aarón.

Este invento coincide con la prohibición del uso de ciertos plásticos a partir de 2020, aprobada por el Congreso de la Ciudad de México, y los creadores del popote biodegradable esperan que alguna empresa se interese por la patente.

Luchan contra lenta descomposición

Actualmente los materiales de plástico se degradan por hongos, la luz del sol y rayos UV, lo que alarga el proceso.

  • 100 años, el popote se ve casi intacto.
  • 200 años, los rayos UV generan agujeros.
  • 300 años, el artículo se divide en varias partes.
  • 400 años, ya degradado, es consumido por animales.
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.